Remodelación arruina mural de 2 mdp en Tabasco

0
71

En Villahermosa, autoridades municipales restauraron, sin el consentimiento de su creador Jesús Carrillo, el mural “Aves en Vuelo”, ubicado en el techo del Parque Los Guacamayos, municipio de Centro.

El pintor ha denunciado un dañado casi irreversible a su obra, por lo que pide a las autoridades que paguen su restauración, toda vez que tiene un valor aproximado de 2 millones de pesos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el pintor, escultor, muralista y escenógrafo Jesús Carrillo relató que en el año 2010 presentó a la administración municipal de Centro, entonces encabezada por el priísta Jesús Alí de la Torre, un proyecto para darle vida a uno de los parques más emblemáticos de la ciudad. Aunque en ese momento no tuvo eco, posteriormente su proyecto fue aceptado.

El artista tabasqueño explica que el mural se comenzó a crear en febrero de 2011, pero como se ubicaría en un techo ovalado tuvo que requerir un trato especial, por lo que se tardó nueve meses en concretarlo. Se inauguró a finales de ese mismo año.

Para su realización, Jesús Carrillo Osorio fue apoyado por 17 personas más, y casi todo el material utilizado fue traído desde Francia pues, asegura el muralista, se necesitaba pintura especial porque quedaría expuesto al sol y la lluvia. El monto de la obra, 2 millones de pesos, se pagó con recursos del ayuntamiento de Centro.

“Los materiales con los que yo realice esa obra fue con pigmentos naturales y polímeros en acrílico. Vino un especialista desde Francia para asesorarnos porque iba a ser en el exterior y hasta el día de hoy no ha sufrido ningún craquelamiento la pintura, sólo se fue despigmentando por los rayos directos del sol, pero no le paso nada”, señaló.

No obstante, la actual administración municipal, a través de la Coordinación General de Servicios Municipales que encabeza Nicolás Mollinedo Bastar, inició un programa de mejoramiento para recuperar espacios públicos dentro de los que se incluyen los parques de la ciudad, uno de ellos es el de Los Guacamayos, donde se encuentra el mural de Jesús Carrillo. El mural fue incluido en el programa de remodelación, por lo que se retocó la obra.

El secretario del ayuntamiento, Roberto Romero de Valle, afirmó a EL UNIVERSAL que no se tenía conocimiento que ahí se encontrara una obra de arte y por tanto se desconocía el valor de la misma.

“Ahí se hizo lo que se ha hecho siempre, darle mantenimiento como de manera natural se ha hecho con todos los parques en la recuperación de los espacios públicos. Nosotros encontramos ahí un decorado, pero no tenemos ninguna prueba o documento que nos señale que había una obra. Vimos un decorado e hicimos lo que hemos hecho con todos los parques, darle su mantenimiento para recuperar esos espacios para los ciudadanos”, indicó.

Romero del Valle explicó que han recibido la instrucción del presidente municipal, Gerardo Gaudiano Rovirosa, de atender la queja del pintor, por lo que se le ha pedido entregue la documentación y pruebas que acreditan que hay un mural y que es de su autoría. “Yo lo recibí y me expuso todo, porque él considera que se dañó una obra hecha por él; nosotros le comentamos que han pasado otras administraciones y que nosotros no teníamos registrada esa obra, para darle el tratamiento que exigen los protocolos”, expresó el secretario del ayuntamiento.

El funcionario afirmó que las autoridades municipales están a la espera que Jesús Carillo les compruebe la creación del mural, mientras que el autor insiste que el daño de su obra es grave y casi irreversible, por lo que recuperación es difícil.

El nombre del mural “Aves de Vuelo” se debe a que para el artista “las aves no deben estar tanto tiempo en cautiverio”, por ello, pintó varias guacamayas en color rojo y azul, en alusión al parque que lleva este nombre y donde antes se exponían aves vivas, hasta que delincuentes las robaron, y dejaron vacías las jaulas donde se encontraban.

La remodelación del mural en Villahermosa recuerda el caso del Ecce Homo, una pintura al fresco de más de 100 años de antigüedad que en 2012 sufrió una peculiar restauración por una vecina de la localidad de Borja, en España, y que se convirtió en un fenómeno viral. La responsable fue una mujer octogenaria de nombre Cecilia Giménez, que actuó de forma espontánea y “sin pedir permiso a nadie”, aunque “con buena intención”, según explicó en su momento el concejal de Cultura del Ayuntamiento, Juan María de Ojeda.

 

Agencia El Universal